Furta


El guardia cierra la puerta de mi celda. Se supone que he de tener miedo: soy el nuevo y dicen que soy una putita recién llegada. Escucho amenazas de los reclusos, gritan que van a reventar mi cabeza contra el lavabo.

Esta vida ya no tiene sentido para mí. Debajo de la cama asoma una mano que porta una cuchilla de afeitar. La deja en el piso, sabe que ansío rajar mi piel. La agarro, río nervioso y clavo la punta en mi muñeca. Cierro los ojos y a mi mente viene esa palabra: «Furta». Quiero terminar con mi vida...

Gasté el poco dinero que me quedaba en disfrutar con mi hijo: cine, recreativos, pizzas, parque de atracciones. Era nuestro último día, por la mañana se lo llevaría la asistente social. Además tenía que abandonar la casa, ahora pertenecía al banco.

Acosté a mi pequeño, lo tapé y fingí una sonrisa después de besarle en la frente.

—Papá... ¿vendrás a visitarme? 

—Claro que sí. Esto no es nada, será solo un tiempo —mentí, ojalá supiese cuándo volvería a verlo.

—Echo de menos a mamá. ¿Sigue con los ángeles en el cielo?

—Sí, pero sobre todo está en tu corazón —le respondí y puse una mano en su pecho—. Te quiero, ratoncito, descansa.

Apagué la luz, cerré la puerta de la habitación y comencé con el plan. Agarré el libro que encontré en la basura y repasé los requisitos del ritual. «Furta se invoca con la luz apagada. Ponga un espejo de cuerpo entero a los pies de la cama, coloque una vela que dure encendida toda la noche en la mesilla y deje un cuchillo de cocina bajo la almohada». 

Me tumbé en la cama. Sentí que algo me observaba desde el vidrio. Un escalofrío recorrió todas mis extremidades. Mis piernas dejaron de responder, intenté mantener la calma y recuperar el control, pero me puse algo nervioso. Respingué al mirar el espejo, una sombra con silueta humana estaba encima de mí: los ojos tenían el iris alargado y de color rojo. La sonrisa de esa cosa era blanca como la nieve, con unos dientes triangulares y punzantes.

Intenté gritar, pero sentí una piel áspera en mi boca. Ahora ya no era solo un reflejo, aquello estaba de verdad sobre mis piernas. Acercó el rostro al mío y me susurró con una voz fantasmal.

—Tengo que comer... —La puerta de la habitación se abrió de golpe.

La figura de un muchacho estaba allí. Entró en la habitación hasta colocarse a mi lado. Era mi hijo, parecía sonámbulo. Sentí mucha frustración al estar paralizado. La sombra lo miró y comenzó a babear. «¡¡Ni se te ocurra, hijo de puta!!», exclamé en mi interior. Entonces el pequeño habló, aunque su voz infantil era más ronca de lo normal.

—Papá, Furta me ha contado donde está mamá. —Clavó las uñas en su rostro y se arrancó un trozo de piel—. Es la puta del infierno. Todos los demonios se la follan mientras se quema poco a poco, porque es una zorra. 

La sombra me dedicó una sonrisa lunática. Abrió la boca de forma desmesurada, se acercó a mi niño y por fin conseguí derramar una lágrima. No pude cerrar los ojos, me obligó a ver cómo lo absorbía: primero la cabecita, luego el tronco y por último las piernas. Escuchaba los huesos crujir, los dientes blancos se bañaron de rojo. Mientras masticaba, la sangre manchaba todo mi cuerpo. Cuando terminó con él, se mofó.

—¡Qué sabroso estaba tu retoño! —Empezó a reír de forma exagerada—. Tiene el mismo sabor que la madre. 

Entonces pude llorar a mi antojo, pedí ayuda y alcé la voz lo más fuerte que pude.

—¡¡Socorro!! ¡¡Ayuda!! ¡¡Se ha comido a mi hijo!! 

—¡Oh! Papá está triste —dijo con sorna—. ¿Quieres olerlo? —Me echó el aliento y siguió con las burlas. 

Metió una mano debajo de la almohada, sacó el cuchillo y lo impregnó de sangre. 

—¡Ups! ¡Alguien cometió un asesinato! —Carcajeó de nuevo.

Dejó el puñal en mi torso. Sentí que era libre de moverme, agarré el arma y con furia me lancé a clavárselo, pero desapareció. Mientras que gritaba con impotencia, la policía entró en la habitación. Entonces perdí el sentido, estaba exhausto.

Después de revivir todo, tengo aún más ganas de fallecer, observo la celda por última vez y rasgo mi muñeca con la cuchilla. Para mi sorpresa, no sangro... Corto con impaciencia por todo mi cuerpo: muñeca, brazos, cara. Pero las marcas y heridas desaparecen. Golpeo mi cabeza contra la puerta, pared, váter. Intento suicidarme y no me pasa nada, no lo entiendo... 

La puerta se abre y empujan dentro a mi nuevo compañero. Cree que está solo. Se sienta en la cama. Empiezo a silbar y se estremece. Puedo sentir que está aterrado y suelto una carcajada, ahora entiendo para que es la cuchilla. Salgo de la oscuridad y me acerco a él, lo paralizo con mis ojos rojos y le presento mis enormes dientes afilados.

—Tengo que comer...

Comentarios

  1. Gracias, RR Misterio, por participar con este relato en el homenaje a Shirley Jackson y su La maldición de Hill House. Un abrazo y suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Estos retos y concursos son geniales para aprender. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola, RR. Impactados nos deja tu sanguinario y aterrador relato con ese demonio, Furta, que se va adueñando de los cuerpos de los mortales. Las vívidas imágenes y el crudo lenguaje estremecen la sensibilidad del más incrédulo. Mucha Suerte en El Tintero. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Paco. Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  3. Es un excelente ejemplo de relato sobrenatural, ambientado en lugares sordidos. Siempre he pensado que los fantasmas viven en cierto estado de confusion, viven el pasado y el presente al mismo tiempo. Creo te salio bastante bien este escrito. Uno de mis favoritos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, José. Pues sí, nunca sabes cuándo te va a salir un fantasma ni dónde. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Es un relato aterrador, sobrenatural, me impresionó, hasta el último párrafo he estado expectante por saber que pasará.
    Felicidades es uno de los mejores relatos que has hecho, Bravo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, un saludo y ya sabes... Tira todos los espejos.

      Eliminar
  5. Estupendo relato. Sobrecogedor y muy impactante. Mucha suerte.

    ResponderEliminar
  6. Sí que sabes de misterios y terrores, compañero. Excelente el ritmo y el crecimiento del terror. Tal vez no duerma hoy, pero agradecida de todos modos. Suerte y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juana. Soy yo el que tiene que estar agradecido. Una parte de mí quiere que puedas dormir, la otra se alegra por cumplir con su misión. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Excelente relato... terrorifico y sanguinario hasta ya no mas.. no se si voy a dormir esta noche. saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intento que no podáis dormir, soy una mala persona, ja, ja, ja. Muchas gracias y un abrazo, Octavio.

      Eliminar
  8. Hola, RR_Misterio. Este relato es de los que te dejan mal cuerpo por el desasosiego que has creado. Muy logrado . Estupendo relato con una ambientación perfecta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola! Me parece que tu relato está estupendo. Desde el principio creas la empatía con el personaje y después lo que le pasa supone un verdadero horror. Me ha gustado muchísimo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana. Me alegra muchísimo de que te haya gustado. Otro saludo para ti.

      Eliminar
  10. El grado de terror es sobrecogedor, y cuando parece que no se puede apretar más, haces otro nudo, y otro. “La cosa”, como la llama el protagonista de tu relato, juega con los miedos interiores del preso. Degradando a la esposa muerta y devorando al hijo (me vino a la cabeza al leer esas líneas a Saturno devorando a su hijo, una de las pinturas negras de Goya que le vendría de lujo para ilustrar este magnífico relato de espanto).
    Sin duda, buen trabajo, RR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tara. La verdad es que sí, le pega esa pintura. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Guau, RR! Es terrorífico. Me ha encantado. Juegas con las imágenes inocentes para infundirnos espanto, horror, repulsión. Muy bueno
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Hola,
    Me encanta el terror, y la ambientación de este relato me ha paralizado por un momento el aliento. La verdad has sabido crear una atmósfera aterradora. 🥶 😱
    Me gustó muchísimo!
    Un abrazo y mucha suerte en el reto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, yessykan, gracias. Siempre es grato leer un comentario tuyo. Ya me he acostumbrado a verte por aquí, cosa que te agradezco. Un abrazo y suerte a ti también.

      Eliminar
  13. Nos presentas una siniestra historia de posesión maléfica muy bien argumentada, inspirada en rituales de protección y magia negra, donde además incluyes otro elemento propio de los relatos de terror: la antropofagia.
    Muy bien lograda la ambientación y el clima perturbador de la escena de "la comida".
    Queda claro en la parte final que se trata de una "cadena" de espíritus satanizados, cuyo protagonista queda atrapado entre dos mundos, tratando de alimentarse con los nuevos reclusos.
    ¡Enhorabuena!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Un relato fantástico, RR Misterio. Has cumplido el objetivo de aterrorizar con creces. Reconozco que me asusto con facilidad, pero aun así he conseguido leerte hasta el final. Me has atrapado. Felicidades y suerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen. Me alegro de que hayas podido aguantar y que te haya gustado. Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  15. Jo***!, RR. Aterrador es poco, casi diría espeluznante, impactante y macabro. Me has atrapado, con ese narrador en primera persona, pero sobre todo con esa pregunta que formulas en el primer párrafo y que engaña al lector, haciéndole creer otra cosa. Y una vez enganchado, en ese momento el resto, ha sido como te digo, impactante y, desde mi punto de vista, genial. Se nota a la legua que te encantan estos relatos, con ese punto siniestro, oscuro y misterioso. Has llevado eso de mirar bajo la cama antes de dormir a otro nivel.
    Muy bueno, te felicito, y es que me encantó.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pepe. Te agradezco mucho tu comentario y te mando otro abrazo para ti.

      Eliminar
  16. El hombre es su propio monstruo y nos lo describes tan bien, que se visualizan las escenas con detalle siniestro.
    Furca es una parte anatómica del cuerpo humano, por cierto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Francisco. Tenía pendiente crear mi propio ritual. Para ello busqué alguna palabra en latín que me gustara. "Furta" en latín significa "robo". Pero si buscas "juego de manos" en latín sale "furta". Y así fue cómo le puse nombre al demonio. Un abrazo y te agradezco mucho tu comentario.

      Eliminar
  17. Excelente relato de terror, en el que logras una atmósfera opresora e inquietante. Me ha gustado ese comienzo y final circulares, el primero nos introduce la escena final para rematarla de manera espeluznante. Muy bien trazado el diálogo con el demonio, que se burla del protagonista y juega con su subconsciente. En definitiva, un relato redondo y perfectamente adaptado a la convocatoria. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Inquietante tu relato lleno de escenas a cual más gruesa y perturbadora. Lo de que la señora sea la puta del infierno ha sido como rizar el rizo a lo maquiavélico y el final, con el protagonista convertido en demonio, da otra vuelta de tuerca más al relato y te convierte en un excelente narrador de lo espeluznante. ¡Enhorabuena compañero!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Matilde. Te agradezco mucho tu comentario y visita. Un abrazo.

      Eliminar
  19. En cuanto he acabado de leer el relato he pensado... Y si fuera la protagonista? Y acto seguido me he muerto de miedo solo de pensar en todo lo que supondría... Muchas gracias por tus relato!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar. Estamos en paz, por las fotos que me pasas por Whattshap con esas caras de terror. :P Ja, ja, ja. Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario