El buen papá (2021)

 

—¡¡Papá!! ¡¡Papá!! —gritaba y lloraba la pequeña en plena noche.

El padre se levantó de la cama y corrió hacia la habitación.

—¡Ya estoy aquí, cariño! —vociferó el señor—. ¿Dónde está tu peluche? Tu oso siempre te ayuda a dormir.

—Me ha dicho que un lobo está en casa y que no podrá protegernos de él —respondió la niña.

—Ningún peluche es más fuerte que tu padre. ¡Vamos a dormir, preciosa! —Se tumbó en la cama con la pequeña.

Se quedaron dormidos.

Un ruido despertó al padre. Para no despertar a la niña se colocó despacio bocarriba. El sonido se hizo más fuerte. El hombre miró hacia el pasillo. Se escucharon pasos: parecían de un animal, pero eran más violentos. Le aterró oír unas uñas que acariciaban la puerta.

Perplejo, miraba el hueco de la puerta entreabierta. Enfocó la mirada en dos ojos rojos que brillaban en la oscuridad. La puerta se abrió y dio paso a una sombra enorme de un oso que comenzó a caminar hacia él.

Mientras se acercaba, le iluminaba con los ojos y presumía de sus enormes garras.

Paralizado por el terror, sintió cómo se las clavó en el pecho. El dolor era insoportable. Le rasgaba el torso despacio, para que el dolor fuera más intenso. Lo más angustioso es que no podía gritar. Tomó aire, dejó su mente en blanco e hizo el mayor esfuerzo que pudo para encender la lámpara de la mesilla. Por suerte, lo consiguió.

Estaba exhausto. La pequeña se sentó en la cama. Reunió todo el aire que le permitieron los pulmones y lo expiró. Esto le tranquilizó. Entonces tocó la espalda de la pequeña.

—¿Vas al baño, hija? —preguntó. Quería disimular lo que pasó.

—No, papá, tengo hambre. —En ese instante, el cuerpo de la chica se hizo más corpulento y peludo. Miró al padre mientras el rostro le crecía. La dentadura era enorme, afilada, y su voz muy grave—. ¡¡Papá!! ¡¡Encontré al señor lobo!!


Comunidad Blogger de Telegram: https://t.me/joinchat/8zVcLG6IQcM4ODA0

Comentarios

  1. ¡Ostras con la niña! Y de hecho ostras también con el peluche, que ese oso de la habitación no sé yo si tendrá que ver con él. ¡Ay! La guerra que dan nuestros hijos, je, je, je... Estupendo micro de terror pulp que es un género por el que siento debilidad. Un abrazo!
    PD. No tengo móvil, pero me parece una estupenda iniciativa ese grupo de Telegram.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, David. Yo no tengo hijos, por eso se me hace más fácil hacer este tipo de relatos. Ja, ja, ja. Eso sí, si viviendo solo escucho un bebé llorando en mi casa por la noche, me sobra carretera para correr.

      Eliminar
  2. Hola Misterio!
    Como siempre, otro escalofriante relato. Te felicito por abordar con tanta soltura este impactante texto a la que le has sabido dar ese plus de crudo Terror Pulp Ficcion, y del que he disfrutado leyendo enormemente. Super aterradora la metamorfosis que sufre la pequeña, vaya final!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, yessykan. He estado en el relato del concurso, por eso tardé responder. Agradezco visitas como la tuya. ^^

      Eliminar
  3. Madre mía! Es aterrador me ha dado bastante miedo... Me encanta!

    ResponderEliminar
  4. Madre mía! Es aterrador me ha dado bastante miedo... Me encanta!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario