Microrrelato para no dormir 12#




Mi fiel amigo Coco. No he podido evitar agarrar el lápiz y escribirte esta carta. 

Sé que aunque no puedas decírmelo, recuerdas el día en que nos conocimos. Eras un cachorrito precioso. Tus ladridos me causaban mucha ternura, al igual que tu carita. Destrozabas calcetines, zapatos, ¡lo mordías todo! 

Te hiciste adulto y te convertiste en mi sombra. Íbamos juntos a todos los lados. Te encantaba la pelota de color rojo que te compré para las salidas al parque. Te la lanzaba y me la traías de vuelta.  Recuerdo cómo sacabas la lengua y parecías sonreír, me encantaba llenarnos de besos,  bueno..., tú a mí de lametones. 

Te pido perdón una vez más. Lancé la pelota y salió a la carretera, te juro que no era mi intención. Todavía no puedo evitar llorar al recordar ese momento, me llené de rabia y frustración. Aún recuerdo el atronador sonido de aquel camión.

¡Pero, por favor! ¡Te lo suplico! Deja de traer tu juguete favorito a mi cama cada noche. Escucho las pisadas de tus patitas y me estremezco. Tus ladridos y gruñidos me atormentan, ¿no lo entiendes? Tienes que parar... Espera, empiezo a pensar que no eres tú. 

Esas pezuñas que me acarician la espalda cuando intento dormir no son tuyas. ¡No me abraces más! ¡El pelo que siento encima de mí no es el tuyo! Llevo semanas sin descansar, sintiendo cómo me echas el aire en la nuca. Odio experimentar la sensación de esa lengua desagradable y áspera en mi rostro, incluso creo que a veces me susurras algo. ¡Me estoy volviendo loca! ¡Estás arruinando mi vida! Ahora sé, que tú no eres Coco. 

Socorro...


Comentarios

  1. Joder, con la cara esa puede ser la pesadilla de un loco con el cerebro empapado en crack.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja. En realidad es la ecografía de un Bulldog Frances (creo). Es feo... Sí. Gracias.

      Eliminar
  2. ¡Hola Misterio!
    ¡Qué relato de lo más terrorífico! tiene un clímax de misterio y suspenso, te atrapa, te absorbe hasta ese inesperado final. Mira que leyendo me recordé ese pedacito de Pet Sematary 2 donde el perro blanco después de muerto llega nuevamente a querer sacar de la jaula a los conejos blancos. Me encanto el relato, pobre de Coco y la dueña por supuesto, porque se siente culpable y esta como alma en pena.
    Abrazo!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Yessykan. Gracias por comentar y visitarme, un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola RR. Gran relato de terror. Muy bien logradas las sensaciones de la dueña. Clima y ambiente llenos de desasosiego. Me ha gustado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Very interesting post!
    Thanks for sharing 😍😍
    Regards:)

    ResponderEliminar
  5. Expelusnate, como siempre me dejas asustada 😨

    ResponderEliminar

Publicar un comentario