El número de Satanás.

El psicólogo le mostró el número 6 y no pasó nada. Después el 66 y no hubo problemas. Pero con el 666 el paciente desvió la mirada.

—Lo siento, doctor. ¿Qué es lo que tengo? 

—Verá... Usted tiene fobia a ese número. —Buscó en Google el nombre de la patología—. Usted tiene... —Sintió que le faltaba el aire—. Tiene... —Comenzó a temblar y tiró el ordenador al suelo de un manotazo—. Espere aquí... ¡Ah!

El cliente estaba asombrado.

El doctor se fue a una esquina de la sala. Mientras se chupaba el dedo pulgar, hizo una llamada. 

Al minuto la puerta se abrió de golpe y otro psicólogo entro en la habitación. 

—Doctor, ¿qué le pasa a su compañero? —Miraba perplejo a los dos especialistas.

—Disculpe —respondió mientras ayudaba al otro médico—. Usted tiene hexakosioihexekontahexafobia y él padece de fobia a las palabras largas.


La hexakosioihexekontahexafobia (abreviado trihexafobia) es un miedo irracional (o fobia) al número 666. Se caracteriza por el rechazo a cualquier cosa que pueda estar relacionada directa o indirectamente con el número 666.

hipopotomonstrosesquipedaliofobia es el miedo a las palabras muy largas, por lo que se caracteriza por el nerviosismo que se produce cuando una persona que padece dicha fobia debe usar una palabra larga o extraña en su vocabulario habitual.



Comentarios

  1. Parece que los tics y las fobias son toda una especialidad en el dominio de la medicina, estuve investigando y por encontar una nueva un doctor recibio un Ig Nobel en 2020 y otro en el 2019. Es como una antesala al manicomio. Tu relato es entretenido, bien construido. Me pregunto si el medico del final tambien tiene a su vez alguna fobia escondida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues pude añadirle una fobia al otro psicólogo, pero no me di cuenta, la verdad. Muchas gracias por leer mi relato. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy buen final y a falta de una fobia has usado dos, rizando el rizo. Muy bien traído. Me ha gustado. La verdad es que entre tantas fobias que existen creo que nadie se libra, seguro que el segundo especialista también tiene la suya como la acertad teoría de José Casagrande.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora lo pienso y sí, hubiera sido muy bueno, ja, ja, ja. Gracias por tu visita y un abrazo.

      Eliminar
  3. Qué buena esa mezcla de fobias. Un final genial e inesperado. Gran micro, RR.

    ResponderEliminar
  4. Hola, RR! Ja, ja, ja... Eso es sin duda una total incompatibilidad de caracteres entre médico y paciente. Muy simpático el micro en el que has sabido dotar usar muy bien las dos fobias. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, David. La verdad es que me hizo gracia la idea. Me alegro de que te haya gustado. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola, RR! Elegiste dos fobias rarísimas! Ya de por sí son graciosas, más aún cuando la padece quien debería ayudar a superarlas. Muy bueno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mirna. Supe que iba a hacerlo sobre la fobia del número 666 (no la voy a escribir, ja, ja, ja). Primero pensé en que el protagonista ganaba un premio. Cuando iba a recogerlo tenía que pulsar en el telefonillo del edificio 666. Al tener fobia a ese número se quedó sin premio. Pero después charlando con un amigo pensé en esta idea. Y ya está, te he contado un poco mi vida. Ja, ja, ja. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Excelente micro. No una, sino dos fobias protagonistas de un relato que demuestra lo difícil que puede ser manejar los miedos irracionales. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Octavio. Pues sí, vi 2 por 1 y me pareció interesante, incluso me reí. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Un dos en uno. Con pocas palabras has conseguido un micro doblemente potente en cuestiones de fobias. Lo has bordado RR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tara. Me ruborizo y muchas veces no sé qué responderos. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Qué genial...mezclaste muy bien dos fobias en el micro de manera magistral. ¡Me encantó!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana. Te agradezco mucho el comentario. Me pongo colorado y mi mente en blanco. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Hola, RR. Menuda consulta tienen montada estos, están peor que los pacientes. El segundo en entrar no me estrenaría que tuviera fotofobia y la liara también 😁👍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja. Una lástima, sí. Hubiera estado bien. Un abrazo. JM. ¡Y gracias!

      Eliminar
  10. Buenos días RR. Un relato excelente, me gusta mucho como lo has desarrollado y meter una segunda fobia, le da un extra . Bien ambientado y muy divertido. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pedro. Me alegro mucho de haber conseguido robar una sonrisa con un relato. Casi siempre escribo relatos de terror, suspense o fantasía.

      Eliminar
  11. Hola, RR_. Qué curioso, la fobia trata de las palabras largar y este relato ha resultado breve pero no por ello intenso. Coincide conmi relato en que hay psicólogos con problemas. Me ha gustado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eso no me lo puedo perder! Gracias, Isan. Ahora iré a leerlo.

      Eliminar
  12. ¡Hola, RR! ¡Qué gran microrrelato! Dos de las fobias más particulares que he podido conocer gracias a este reto unidas en una creación fantástica, ¡felicidades! Un saludo desde la Buhardilla de Tristán.

    ResponderEliminar
  13. Vaya dos, muy buen micro.
    RR. con tu permiso me quedo leyendo por aquí.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, muchas gracias por comentar y lee lo que quieras. Un abrazo.

      Eliminar
  14. Vaya par de palabrejas; las he tenido que leer dos veces y ni así he podido, a ver si vas a producirme la fobia esa de la hipopomonsloquesigafobia, jajaj.
    Muy ameno, RR. Conociéndo algunos de tus relato y contrastando con el título, me esperaba algo más tenebroso, pero al final te ha quedado un relato muy cómico. Felicidades!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos que celebrar algo: esas dos palabras las hemos escrito con "Copy/Paste", ja, ja, ja. Gracias por comentar, Pepe.

      Eliminar
  15. Hola rrmisterio, muy buena la situación ¡¡¡ el hambre y las ganas de comer, me quedé perplejo con las fobias que describes en el relato, genial amiga¡¡¡ un gran abrazo¡¡

    ResponderEliminar
  16. Hola, Misterio
    Me he partido de risa con tu micro, y me recordé de Freud que también tenía frecuentes bloqueos. Vaya psicólogo más peculiar, un loco queriendo curar a otro loco. Te quedo genial!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Yessykan. Me alegro de que te haya gustado el relato. Un abrazo.

      Eliminar
  17. Hola RR. Si ya me parece curioso la fobia al número 666, lo es más que el miedo a las palabras largas tenga un nombre tan, tan largo.
    Un muy buen relato. Ameno y bien escrito. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad? O sea si yo tengo fobia a las palabras largas, ¿por qué iba a tener un nombre tan largo? Gracias por tu comentario y visita. Un abrazo.

      Eliminar
  18. Hemos ido a fijarnos en la misma fobia.
    Buen micro para El Tintero de David.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Así no hay manera de curarse. Menos mal que parecemos funcionar como sociedad a pesar de tanta fobia.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Pues menos mal que el doctor además de la fobia a las palabras largas no tenía dislexia, que si no habría acabado ingresado en la UCI, pobre hombre.
    Me ha encantado, me he reído un montón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Buenos día , vengo del blog de Macondo y por casualidad
    descubrí este blog , que la verdad sea dicha tiene unos relatos
    de misterio muy buenos , puesto que me leí de una atacada casi todos los relatos
    a falta de dos o tres , "No pasare más hambre, una mansión encantada, y preparen armas"
    Y la verdad es que son impactantes , sobre todo el que al final dice , ¡¡ Tengo que comer!! o el de la cajita de música , y el relato de esta noche el de las fobias , eso suele pasar si además
    te se engancha una palabra larga ,jajajaj todo es cuestión de practica.
    Te deseo una feliz mañana , saludos de flor.
    Aquí te dejo el enlace de mis 3 blogs por si quieres hacerme una visita , cada uno es diferente
    https://pandoraysubaul.blogspot.com/ ( Este es de detectives)
    https://elbauldemislibrosyjuguetes.blogspot.com/ (Este es el principal , aquí hay de todo un poco , desde cuentos infantiles , hasta cuentos de terror yo los llamo "Los cuentos de la Morgue") .... Y por último este que es más personal , ya que habla de mi nueva vida después de un trasplante de pulmón , espero que sean de tú gusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar, gracias, es un placer conocerte y aún más de esta forma. Me pasaré a ver el blog de cuentos y relatos. Me alegro muchísimo de que después de ese trasplante te vaya bien y que ahora veas la vida de una forma mejor. Sin duda, debes ser una persona muy interesante. Un abrazo.

      Eliminar
  22. Hola RR. Original relato en el que encadenas dos fobias de manera magistral, la del paciente y la que el nombre de su fobia produce en el psicólogo. No cabe duda de que ambas palabrejas son complicadas de pronunciar, hasta a quienes no padecemos de fobia a las palabras largas nos da reparo pronunciarlas. Muy bueno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hice un "copiar y pegar". Ja, ja, ja. Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  23. Hola "Misterio" te ha quedado genial el micro, ambas fobias, y las palabras para nombrarlas son exageradamente exageradas, ja, ja.

    Y sabes lo que más me llamó la atención, y que quizás fue por error, eso de llamar cliente al paciente, es más penoso y verdadero que todas las fobias juntas, ja, ja, porque la medicina dejó de ser vocacion para ser negocio hace ya unos años, al menos por estos predios. Desde luego hay sus excepciones, no se me vayan a ofender los galenos.

    Me gustó el micro, jocoso y además muy gráfico, imaginar esa acción de tirar el ordenador y arrinconarse a chuparse el dedo, fue genial. No me extrañaría que de paso el "cliente" se haya curado de la impresión, ja, ja.

    Buen resto de la semana.

    ResponderEliminar
  24. La palabrita se las trae, que bárbaro, solo de pronunciarla me canso je je je .
    Hay cada fobia de lo más original y esta es una de ellas.
    El paciente fue a ver si le curaban de su fobia y resulta que el médico se enteró que él también sufría de una paradojas de la vida.
    Gracioso tu micro
    Un saludo R.R
    Puri

    ResponderEliminar
  25. Hay pocas cosas que desmoralicen a uno cuando va al médico, pero comprobar que el médico tiene una fobia que no puede curar, puede ser una de ellas si buscabas que curase la tuya.
    Me ha gustado tu micro, muy divertido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. ¡Hola! Leo en el blog de Isan que vuestros relatos son "hermanos" y la curiosidad que ha traído hasta aquí. Menuda consulta de psicólogos,cada uno con una fobia distinta. Me ha gustado como has enñazado las dos fobias, Original relato.
    Saludos

    ResponderEliminar
  27. Hola, RR, que ingenioso y buen relato, mezclar dos fobias y hacer verosímil la situación, con aspectos gráficos de humor, como lo del dedo..., ese nerviosismo que se siente mientras se lee. Por suerte el otro doctor estaba para hacerse cargo de la situación. No te faltó detalle.
    Felicidades.
    Saludos cordiales;)

    ResponderEliminar
  28. Hola RR misterio. He escuchado que algunas personas le temen al número 666, pero desconocía el nombre de esa fobia y no tenía ni idea que existiera otra, a las palabras largas. El susto que se llevó el paciente fue descomunal, me encantó. Un abrazo 🐾

    ResponderEliminar
  29. Genial relato y muy divertido. Vaya dos que se juntaron... cada loco con su fobia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  30. Hola RR, qué bueno, aquí no se salva nadie! Todos tienen algo! :)

    ResponderEliminar
  31. ¡Ja, ja, ja! Muy bueno. Me ha encantado. Consigues atrapar al lector hasta el final y el resultado no podía ser más sorprendente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario