Aprendiendo a relatar. ¿Quieres tener un Tulpa?



Estaremos de acuerdo en algo: los amigos de verdad se pueden contar con los dedos de una sola mano, incluso ni eso. Se podría decir, que los preferimos con inocencia. Y es que sabemos que un perro o gato, es muy difícil que nos apuñalen por la espalda. Lo mismo pasa con las mascotas online, te dan compañía y puedes interactuar con ellas. Los niños suelen tener amigos imaginarios, pero en el fondo saben qué no son reales. Yo tuve uno, supongo que sería para llamar la atención. 

Un Tulpa es una personalidad o forma de pensar autónoma, que se atribuye a la forma física que tú quieras: animal, objeto, humano, monstruo, espíritu...

Piensa en tus personajes. Mediante ejercicios diarios podrías crear un amigo imaginario con la forma y personalidad que quisieras; además, aunque sepas que no es real, podrías sentirlo. Sería genial ir a la cocina y encontrarte a uno de tus personajes allí. Podéis cruzar miradas o que diablos, mantener una conversación. Lo sé, voy preparando el dinero para el psiquiatra...

Tulpa significa «fantasma que emana». Cuanto más energía adquieren, más independientes se vuelven. Entonces podrás disfrutarlo con los cinco sentidos y tendrás un compañero muy interesante, que actuará por voluntad propia. 

Y es aquí donde llegan los posibles problemas. Has creado una entidad y ya no depende de ti, tiene la energía suficiente para valerse por sí mismo. ¿Y si es malo? 

Imaginad que llegáis a casa después de un duro día de trabajo. El momento más relajante es cuando por fin te echas en la cama y pretendes dormir, pero... Vaya, la forma del monstruo que creaste decide asustarte y estremecerte: escucharías cómo araña los muebles o mastica cosas. Quedarías perplejo al ver que ha decidido deleitar tu vista con tus mayores miedos. Notar cómo rasguña tu piel y creer que sangras. Y aunque no es real sabes qué..., lo peor es que puede hacerlo todas las noches. Tú le enseñaste a alimentarse de eso, por creer en él y transmitirle esa energía. 



Comentarios

  1. Creo que no voy a tener un pulpa por que, al final, se vuelve contra ti. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja. Gracias, Isan. Yo creo que tampoco tendré uno. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Es más fácil tener un pichón , a fin de cuentas si este te sale
    ruidoso , le retuerces el pescuezo , y la tienes pichón para la paella
    si no te llega para comprar pollo , jajajajajajaj
    saludos y abrazos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja. Seguiré tu consejo, creo que es mucho mejor lo que me recomiendas tú. Ahora me has hecho pensar en paella y tengo hambre. Un abrazo. Ja, ja, ja.

      Eliminar
  3. Yo tengo una rata almizclera y ya me da demasiado trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la he buscado en Google. Curiosa mascota, seguro que es traviesa. Muchas gracias , Cabrónidas. Un abrazo.

      Eliminar
  4. ¡Hola, RR! Sin duda que las cosas tienen la fuerza y el poder que le demos. Desconocía el término tulpa, pero sí creo que los monstruos o los amuletos se alimentan de nuestro miedo o nuestra esperanza. Un relato disfrutable en dos dimensiones, me gustó tu lectura y las imágenes que lo acompañan, como esa cocina llena de poltergeist o el chico de la cama ¿eres tú? Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. No, no soy yo. Ya tengo una edad. Mi voz parece joven, pero tengo 37 años. Mi intención está en aprender a narrar historias, en especial las de terror. Un abrazo, David. Me han dicho que se me nota mucho que leo. Lo que necesito es leer sin que se note. Ja, ja, ja. Gracias.

      Eliminar
  5. Precisamente hace poco vi "The Empty Man", una película que trata de eso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mi madre me dijo lo mismo y fui a su casa a verla, porque yo no tengo Movistar. Pero me quedé dormido viéndola, soy un desastre. Ja, ja, ja. Gracias, Rocío.

      Eliminar
  6. Hola RR_misterio, me ha gustado como vas dándole vida a esa idea hasta hacerla independiente y aparentemente está fuera de nuestro control.

    Te leía y pensaba en el miedo, cómo lo vamos alimentando y cediendo terreno y nuestras energías, hasta que nos gobierna y controla, no hay duda que es un tulpa, quizás el peor que podamos tener y del que nos daría más trabajo desprendernos. Nos crea tantas realidades que es capaz de hacernos perder el juicio además de la vida.

    Gracias misterio, nos haces reflexionar con este relato. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario